Incertidumbre ante la crisis


M. Àngels Termes, editorial del núm. 13 de Galilea.153 «Economía para el Reino»

La temática general de este número es la economía. Cuando lo programamos quizá ya existía el coronavirus, pero el equipo de Galilea.153 no éramos conscientes. Y mucho menos de sus consecuencias. Las consecuencias inmediatas, lo constatamos, son la gran crisis sanitaria y la gran crisis económica. Cuando escribo estas líneas vivimos una gran incertidumbre ante ambas crisis.

Desde Galilea.153 no podemos responder a esta incertidumbre. Pero quizá podemos ayudar a reflexionar.

Empiezo con el artículo de José Antonio Goñi, que nos habla de que Dios es un buen economista… puede parecer raro, ¿no? Os invito a leerlo, a entrar en la economía de la salvación. A adentrarnos en la acción salvífica de Dios, que no es mágica, pero sí sabe cambiar los corazones.

Por ejemplo, cuando descubrimos –leed el artículo de Joan Torra– el alcance profundo de la colecta de nuestras misas… va mucho más allá de dejar caer (tal vez de mala gana) unas monedas en la bandeja que se nos presenta.
Por ejemplo, cuando descubrimos –leed el artículo de Joan Carrera– que podemos crecer económicamente de otra manera. Esto implica un cambio radical del corazón a nivel personal y colectivo. Os invito a leer el Cuaderno de Cristianisme i Justícia donde el autor explica más extensamente el decrecimiento. Encontraréis el enlace donde descargarlo en el mismo artículo.

Y si aterrizamos en realidades concretas, Marta Moya nos explica de forma sencilla el proyecto comunitario que desde hace años vive «La Comu», porque vivir de otra manera es posible.

Y debería serlo para las trabajadoras del hogar, que realizan tareas de limpieza o de atención de personas, a menudo dentro de la «economía sumergida». Nos lo explica Mercè Solé.

Y puede serlo en medio del mundo duro del empresariado. También aquí hay otra manera de gestionar, teniendo en cuenta a las personas y no solo los beneficios. Salvador Cantó nos habla de su experiencia en la entrevista realizada por Mercè Solé.

Y para terminar, volvemos a la economía de salvación. En la última página Silvia Fuentes nos invita a confrontar nuestra economía con los valores del Evangelio.

¡Ojalá sepamos afrontar la incertidumbre de la crisis que estamos viviendo con los ojos fijos en Dios, el único que puede cambiar nuestros corazones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *