Memoria de una conversa

Cuánto nos queda aún para que todo nuestro ser, sentidos incluidos, «entre en el gozo del Señor»…

Dolores Aleixandre, Madrid

Pertenezco a la generación que vivió los primeros cambios del Vaticano II y que comenzaron por la liturgia: había que sacudirse las sandalias de tanto polvo de rituales arcanos y vestimentas extrañas. Había que desterrar también costumbres anquilosadas y nos pusimos a ello con entusiasmo.

Queríamos acercar la Eucaristía al Pueblo de Dios para que volviera a ser Pan roto y compartido que circulaba en la comunidad de hermanos y hermanas. No siempre supimos hacerlo con tino. Recuerdo celebraciones sin altar, sin mantel, sin ornamentos, sin velas, sin flores. Estábamos todos alrededor de una mesa con un plato y un vaso de la cocina, pan y vino normales y en alguna ocasión, hasta cenicero para que el celebrante pudiera fumar sin problemas.

Continuar leyendo «Memoria de una conversa»

Liturgia y sentidos

En este número de Galilea.153 entraremos en la contradicción de explicar en palabras lo que es experiencia… porque los sentidos, por definición, solo pueden experimentarse.

M. Àngels Termes, editorial del núm. 14 de Galilea.153 «Dios en los sentidos»

Amarás al Señor, tu Dios,
con todo tu corazón, con toda tu alma,
y con toda tu mente

(Mateo 22,37)

El padre José Aldazábal decía que la liturgia debería distinguirse por un lenguaje expresivo, no solo de ideas y palabras y cantos, sino también de lo que no es verbal. E invitaba a celebrar una liturgia en la que los cinco sentidos tuvieran un papel, donde entrara de lleno la corporeidad.

Este número de Galilea.153 lo dedicamos precisamente a Dios en relación con ellos, los cinco sentidos… y entraremos en la contradicción de explicar en palabras lo que es experiencia… porque los sentidos, por definición, solo pueden experimentarse.

Continuar leyendo «Liturgia y sentidos»