Alabanza y amén

(M. Àngels Termes, editorial núm. 5) El Concilio Vaticano II ha sido fundamental en mi vida, hasta el punto que no sé si sin este acontecimiento hubiera aceptado la fe que me transmitieron mis padres.

Y uno de los aspectos que más me han influido es lo que dice la constitución sobre liturgia: «Los pastores de almas deben vigilar para que los fieles participen en la liturgia consciente, activa y fructuosamente».

En este número explicamos qué significa participar, tratamos de la participación de los pobres, los enfermos, los niños, de cómo la comunicación es también participación y de cómo ampliar nuestro horizonte a la Iglesia universal y celestial.

Continuar leyendo «Alabanza y amén»

Metamorfosis

LI-TUR-GIA

Foto: Cahopic

(Dolores Aleixandre) Hasta la palabra misma empieza a resultar incomprensible para mucha gente y no digamos los objetos asociados tradicionalmente a ella. Lo demuestra esta historia reciente en un convento de la que atestiguo la veracidad: a la hermana sacristana, ya anciana, ha empezado a ayudarle una empleada joven que trabaja en la casa. Como es de esperar, no tiene ni idea de los aparejos litúrgicos, se hace un lío con los nombres que les da la monja y no sabe qué le está pidiendo que traiga, prepare, ponga o guarde. Continuar leyendo «Metamorfosis»

Josep M. Romaguera: la liturgia es un don

(Mercè Solé) Josep M. Romaguera, además de ser el presidente del Centre de Pastoral Litúrgica, es párroco de una parroquia en Hospitalet (Barcelona), la de Santa Eulalia de Mérida, y consiliario de movimientos especializados como la JOC (Juventud Obrera Cristiana). Ha sido unos años consiliario del equipo internacional, CIJOC, lo que le ha llevado a viajar por todo el mundo para conocer de primera mano los grupos de jóvenes cristianos y trabajadores.
Nos recibe, una mañana, en la parroquia, que nos enseña, orgulloso del trabajo que aquí realiza la gente. Vemos el rincón de la catequesis (¡qué bien saben las catequistas expresar en murales el trabajo y los anhelos de los niños y niñas, de los padres y de ellas mismas!), y vemos los espacios litúrgicos. Unos espacios muy cuidados y pensados para la gente. Desde la baranda que permiten a las personas que ya no tienen suficiente agilidad subir al ambón de la Palabra, a la capilla de Santísimo donde la Biblia tiene un espacio muy accesible para todo aquel que la quiera leer, o a la pantalla y los milagrosos mandos a distancia que facilitan que todos, desde su lugar, puedan añadirse a las oraciones o a las respuestas de la misa, o seguir los cantos, o enterarse de los avisos parroquiales. Continuar leyendo «Josep M. Romaguera: la liturgia es un don»