Cambiar narrativas para conectar con los jóvenes

Fotografía: Pixabay

(Xiskya Valladares, Palma de Mallorca) Es muy fácil. Si quieres entenderte con un chino, debes hablarle en chino. Si la Iglesia quiere conectar con los jóvenes, debe cambiar su narrativa. No digo que cambie el mensaje, digo que cambie el modo de contarlo. Lo están haciendo algunos, pero aún no los suficientes.

Escucho muchas homilías y catequesis, de sacerdotes y religiosos, y me da pena. Mucha buena voluntad, pero con tono muy afectado, ritmos demasiado lentos, subordinadas eternas, retórica antigua, etc. ¿Quién no desconecta? Lo peor es que, parece que cuanto más público tienen, más anticuado tienen que hablar.

Los nuevos lenguajes son breves, directos, llenos de energía, con imágenes cercanas, emotivos. ¿Acaso el Evangelio no puede transmitirse con estas nuevas narrativas? Urge que la Iglesia cambie de mentalidad. Estamos perdiendo las nuevas generaciones. No podemos seguir hablando con esa ridícula afectación. Hablemos desde el corazón, transmitamos desde las entrañas, que se note que el Evangelio nos ha cambiado la vida, que nuestro corazón vibra por Jesús. ¿O es que quizás no nos ha tocado las entrañas?
«Abrir las puertas de las iglesias significa abrirlas asimismo en el mundo digital, tanto para que la gente entre, en cualquier condición de vida en la que se encuentre, como para que el Evangelio pueda cruzar el umbral del templo y salir al encuentro de todos» (Francisco, 48 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2014).

Pero no se trata de convertir las pantallas digitales en un papel sin final. Para eso es mejor no estar. ¿Cómo ser significativos, dejar huella? He aquí algunas ideas:

  • No ser autorreferenciales. El papa Francisco aconseja «no bombardear con mensajes expresamente religiosos».
  • Publicar un 80% contenido útil para nuestra audiencia y solo un 20% de información nuestra.
  • Contrastar bien la información que se va a publicar y atender las normas de redacción digital básicas: ser breves, directo, oraciones simples, emotivos…
  • Dedicar tiempo al diálogo y la escucha. La Red es conversación.
  • Utilizar multimedia.
    • Los tuits con fotografía son tres veces más retuiteados.
    • Los vídeos nativos son mejor recibidos.
    • Periscope o Stories o FB Live sirven para transmitir eventos, entrevistas o temáticas interesantes.
    • Es mejor no usar multimedia que usar piezas de baja calidad.
  • Utilizar hashtags originales y sugerentes para crear conversaciones sobre un evento o un tema.

No es complicado, en definitiva, solo se trata de ser auténticos y hablar de corazón. Es el único modo de conectar con los jóvenes.

http://www.xiskya.com
http://instagram.com/xiskya
@xiskya | @iMision

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *